Una mujer fue desafectada de la policía en Bahía Blanca, Argentina, luego que se filtraran fotos íntimas que se tomó en un baño utilizando su uniforme.

El caso de María Florencia Salinas hizo eco en varios medios locales por la gravedad de su sanción, ante la cual se defiende señalando que eran fotos íntimas.

Junto a las fotografías de ella en un baño, también se filtraron otras posando en lencería para una tienda de ropa.

Soy una víctima de quien subió las fotos, que son parte de mi intimidad. No sé si las posteó mi ex o la actual pareja de él”, afirmó a la radio La Brújula 24.

Según su relato, las fotos filtradas hace más de un mes corresponden a imágenes que se tomó después del horario laboral y para mostrarle a su novio celoso el piercing que se había hecho: “Mi pareja era enfermo de celos y le mandaba fotos de prácticamente todo lo que hacía”.

“No tienen por qué darse a conocer esas fotos que son de índole privado y uno puede hacer lo que se le plazca. Asuntos Internos está investigando si incurrí en una falta, pero también debería indagar quién y por qué subió las fotos sin mi autorización”, exclamó.

La mujer criticó su despido y apeló a que incluso su familia ha visto las imágenes.”Soy madre soltera y sostén de familia. Esto me está perjudicando muchísimo”, aseguró.